medoffer - alternative

Tratamiento de las recaídas o de los mielomas resistentes

 

Cuando el mieloma vuelve a aparecer activo después de un tratamiento se denomina recaída y puede ser un momento de gran frustración y angustia para los pacientes, familias y cuidadores. El contacto estrecho con tu familia, tu médico y con otros pacientes que hayan pasado por la misma situación, puede ayudarte. En AEAL también puedes encontrar información y apoyo en esos momentos.

 

En caso de que el mieloma se reactive, el paciente y su equipo médico ten­drán que volver a considerar el tratamiento para volver a controlar la evolu­ción del mieloma. Es posible que el equipo médico tenga prevista una posible recaída y que tenga preparadas diferentes opciones de actuación si llega ese momento.

 

Sin embargo, dado que los riesgos y beneficios de un tratamiento no están tan claros en los casos de recaídas, la mayoría de los especialistas prefieren volver a discutir todas las opciones existentes con los pacientes, ya que las características del caso y la visión del paciente sobre la enfermedad pueden haber cambiado.

 

En algunos pacientes el tratamiento original se puede repetir con éxito, espe­cialmente si la respuesta inicial fue positiva, aunque en otros pacientes puede que el mieloma no responda positivamente al tratamiento que se utilizó en primer lugar, lo que se denomina enfermedad resistente o refractaria.

 

Si tu mieloma resulta resistente o refractario a la quimioterapia original, aún quedan muchas opciones posibles para tu tratamiento.

 

Algunas opciones:

  • Uso de un nuevo tipo de quimioterapia
  • Terapia de altas dosis y transplante de células madre
  • Tratamiento con Talidomida
  • Tratamiento con VELCADE®
  • Terapia con altas dosis de esferoides
  • Terapia con REVLIMID®

Uso de un nuevo tipo de quimioterapia


Si el paciente resulta refractario a una quimioterapia de tipo alquilante, como por ejemplo el Melfalan, puede que responda a un régimen de tipo VAD (Vin-cristina, Adriamicina, Dexametasona).
Igualmente, si se trata de un paciente joven que no ha respondido positi­vamente a una terapia inicial de tipo VAD previa a un trasplante de células madre, puede que aún responda positivamente a un tratamiento de alta dosifi­cación de melfalan y un posterior trasplante de células madre.

 

LaTalidomida sola, en combinación con dexametasona, o en combinación con dexametasona y ciclofosfamida, se usa cada vez más para casos de mie-loma resistente o refractario.

 

Combinaciones más intensas como ESHAP pueden ser una opción en pacien­tes jóvenes en los que la terapia de alta dosificación y el trasplante de células todavía se pueda realizar.

 

La terapia de alta dosificación y el transplante de células madre


La terapia de alta dosificación y el transplante de células madre se puede contar como una opción para aquellos pacientes que no hayan recibido previamente un trasplante de células madre. En algunos pacientes someterse al trasplante de nuevo puede ser una buena estrategia, especialmente si la respuesta al primero fue positiva.

 

Talidomida


LaTalidomida, cuya efectividad se descubrió a finales de los noventa para pacientes con mieloma, se puede ofrecer como alternativa a pacientes con mieloma resistente o con recaída a pesar de haber intentado previamente varios de los procedimientos estándar para el tratamiento, como la quimiote­rapia o la quimioterapia de alta dosis unida al trasplante de células madre.


LaTalidomida se administra diariamente de manera oral en pastillas y puede controlar la enfermedad y reducir la cantidad de mieloma presente en el or­ganismo, aliviando por tanto los síntomas e incluso induciendo la entrada del paciente en una fase estable o de meseta; en algunos casos puede que hasta la remisión.

 

VELCADE®


La introducción de VELCADE® es un avance muy importante en el tratamiento del mieloma y es el primero de un nuevo tipo de fármacos contra el cáncer que funciona de manera diferente a la quimioterapia o la Talidomida. Se administra por vía intravenosa dos veces por semana durante dos semanas, seguidas de una semana de descanso que completa un ciclo; el tratamiento completo suele constar de hasta ocho ciclos.


Aunque los pacientes no necesitan ser ingresados en el hospital, si que nece­sitan desplazarse hasta allí para recibir el tratamiento durante algunas sema­nas.


Los tratamientos con VELCADE® y Talidomida se están empezando a convertir en el estándar terapéutico para muchos casos de mieloma.

 

Esteroides


Un tratamiento de alta dosis de esteroides con dexametasona puede ser efec­tivo para controlar el mieloma de pacientes que, debido a su estado de salud general, no pueden recibir quimioterapia, así como para pacientes que han sufrido ya más de una recaída.

 

REVLIMID®


Un derivado de la talidomida, REVLIMID®, ha mostrado en estudios recientes una respuesta positiva al tratamiento en pacientes con un mieloma refractario y al mismo tiempo la inclusión de dexametasona parece producir respuestas positivas adicionales en aquellos pacientes que no han respondido al REVLIMID® por si sólo.