medoffer - alternative

Enfermedad ósea del mieloma múltiple

 

La enfermedad ósea constituye una de las primeras causas de morbilidad y deterioro de la calidad de vida en los pacientes con mieloma múltiple, dado que produce dolor, fracturas e hipercalcemia. Entre un 70% y 80% de los pacientes presenta evidencias de enfermedad ósea en el momento del diagnóstico y la mayor parte de los pacientes la van a padecer en algún momento de la enfermedad.


La enfermedad ósea se produce por infiltración de las células plasmáticas mielomatosas en la médula ósea y liberación de citoquinas, que bloquean la reparación normal del hueso y activan su destrucción.


Localización y tipos de lesiones


Los huesos que se afectan habitualmente son aquellos donde la médula ósea es activa en los adultos: columna vertebral, huesos del cráneo, de la pelvis, de las costillas y en las áreas de alrededor de los hombros y de las caderas. Raramente se afectan las regiones más bajas de brazos y piernas y de manos y pies. Esto es muy importante puesto que la función de estas áreas generalmen­te se conserva completamente. Ver Figura 1

 

 

 

Las zonas afectadas del hueso suelen presentar "agujeros" en las radiografías, son las llamadas lesiones líticas. Estas lesiones hacen que el hueso sea más frágil y se pueda romper sin que exista un golpe o fuerza excesiva, dando lugar a fracturas patológicas. Ver Figuras 2 y 3


La pérdida de grosor de las vértebras también puede provocar fracturas. Cuando las vértebras se fracturan, tienden a comprimirse y aplastarse. Esto recibe el nombre de fractura por compresión. Estas tienen como resultado una pérdida de altura, una mayor curvatura de la columna y dolor. Ver Figura 4

 

 

 

Ocasionalmente, los pacientes desarrollan una lesión llamado plasmacitoma óseo solitario, que es una tumoración formada por células plasmáticas mielomatosas sin infiltrar la médula ósea. Esta afección se puede curar de una forma eficaz con radioterapia, aunque un pequeño porcentaje de pacientes puede desarrollar un mieloma más tarde.


En muy pocos casos se produce un aumento en la formación de hueso alre­dedor de las células del mieloma, recibiendo el nombre de mieloma osteosclerótico.